alfonsocortes.es Rotating Header Image

crisis

Vicio contra el paro.

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2013/10/21/vicio-contra-el-paro/

Aunque deberían ser los representantes de los millones de personas que les votaron, el Partido Popular, sin embargo, encarna en sus propias siglas los intereses en España del magnate del juego Sheldon Adelson. La derecha ya no esconde su doble moral en público, como hacía en tiempos de Romanones, y fanfarronea con la cantidad de copas de vino que un expresidente se toma antes de conducir, y su principal idea para combatir el paro en nuestro país es abrir un macro tugurio de lujo con ruletas, blackjack y mesas de póker habitadas por tahúres e incautos.

Nos quieren vender que la apertura del megacasino creará muchísimo empleo en una época dura como esta, lo que es una moto muy bonita por fuera, pero sin motor por dentro. Eso de crear empleo está muy bien y es muy deseable, pero antes de nada debemos echar números y calcular los costes reales que generarían a la sociedad tales puestos de trabajo. Eso sin contar la imagen cutre que damos como país, diciéndole al ricachón: “no se preocupe, si no le gusta nuestra ley contra el tabaquismo, la cambiamos”. De país bananero para abajo…

Es cierto que algunas personas encontrarán trabajo en el casino, pero hipotecando su salud al respirar humo viciado, y repercutiendo costes importantes a la sanidad para cuando estén jubilados (si es que sigue existiendo la jubilación y una sanidad decente). Además, las pocas personas que trabajen en Eurovegas, no acumularán un gran capital trabajando de camareros, limpiadores o recepcionistas, sino que precisamente por los tiempos que corren, malvenderán su mano de obra a precio de saldo a esta multinacional del trile.

Por otro lado, y esto hay que dejarlo muy claro, los casinos no son creadores de riqueza real en ninguna sociedad, ya que este tipo de juegos están diseñados para que pierdan 99 de cada 100 personas, creando al mismo tiempo, una adicción al juego similar a la heroína en muchas personas que se acercan al juego en busca del dinero fácil.

Unos buenos políticos, por su parte, para crear empleo y generar riqueza de verdad, deberían partirse los cuernos para conseguir instalar en España el supercentro de la investigación médica, atraer a grandes industrias culturales y propiciar el Eurohollywood, relanzar y potenciar la herencia cultural del país para proyectar nuevas cotas en nuestra industria turística, o aprovechar nuestras horas de sol para equilibrar nuestra balanza energética, y así, podría dedicarle todo un libro al PP dándole ejemplos de buenos negocios. Sostenibles y valiosos.

No obstante, si el PP quiere seguir por los derroteros de lo moralmente discutible, les propongo que en lugar de Eurovegas, abran Eurobitches, que además de ser más ético, todo serán ventajas. El esfuerzo será el mismo, ya que en lugar de legalizar el tabaco en lugares públicos, legalizarían la prostitución. Este magnífico club de alterne puntero en Europa, supondría todo ventajas si lo comparamos con su casposo casino, ya que no perjudicaríamos a los trabajadores con malos humos y de paso estaríamos mejorando la dignidad y calidad de vida de las personas que se dedican a la prostitución. Y por si fuera poco es un negocio mucho más popular, que daría mucho más ingresos, generaría infinitamente más empleo y no tendría tantos riesgos de ludópatas y familias arruinadas por los envites del juego.

Señores del PP, no pueden alegar cuestiones morales a la propuesta que les hago, porque se han retratado perfectamente: no tienen nada de ética ni de moral, y la sociedad les importa un puñetero pepino. Como asesor de negocios, señor Rajoy y compañía, les recomiendo que en lugar de Eurovegas, y monten sin dudarlo el Eurobitches (no se preocupen por tito Rouco, ya que como siempre mirará para otro lado). Y les digo esto, porque está claro que los negocios de verdad, como los descritos anteriormente, a ustedes les vienen grandes.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Administraciones Públicas. en twitter es @yosoycortes

Social Share Counters

El timo del discurso de la crisis

Articulo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2013/05/16/el-timo-del-discurso-de-la-crisis/

Aunque no nos demos cuenta, nuestro cerebro muchas veces nos fastidia a la hora de percibir e interpretar el mundo. Nos cuesta trabajo planificar a largo plazo, y es frecuente, año tras año, que se nos acumule cualquier tipo de tarea para última hora. Por ejemplo, si en arquitectura queremos que nuestros ojos vean paralelos los dos bordes de un grupo de columnas, como las del Partenón, tendremos que construir esas columnas convexas, porque nuestro cerebro tiende a curvar esas líneas hacia adentro.

Las imágenes y opiniones que crean en nuestra mente ciertos mensajes políticos no están exentas de erróneas interpretaciones por parte de nuestro cerebro, que nos invitan a asumir determinadas iniciativas empresariales o gubernamentales. Lo grave de este asunto no es que nuestro cerebro, de manera instintiva, deforme la realidad para adaptarla a nuestra manera de percibir (esto nos ha permitido sobrevivir milenios), sino que gobiernos y empresas se aprovechen de este hueco abierto en nuestra manera de percibir, para precisamente perjudicarnos y sacar tajada.

Mientras que los arquitectos y artistas aprovechan los errores de percepción para mostrarnos un mundo más bello y por lo tanto ahondar en la felicidad, ciertos políticos y empresarios sin escrúpulos los aprovechan para fastidiarnos la vida y quedarse con nuestro dinero. Y es aquí donde reside todo lo perverso de la gestión de esta crisis económica, que aunque real y cruel, tiene mucho de relativa y está sirviendo para vaciarnos los bolsillos simplemente porque el Pisuerga pasa por Valladolid o el Guadalquivir por Sevilla.

Si toda la información que nos llega es que en España y Europa no hay pasta, podemos estar a favor o en contra de lo que hace nuestro Gobierno, pero entenderemos que existe un problema real de liquidez que obliga tomar medidas extraordinarias. Y aquí es donde está la gran trampa: se aprovechan de que nuestro cerebro no reflexiona a largo plazo, y que gracias al cultivo de un mismo tipo de informaciones constantes, nos creamos una imagen determinada de cómo es la realidad en la que vivimos.

Ciertamente claro que hay dinero en Europa y en España para invertir, y podemos decir que mucho. Por ejemplo, a numerosas universidades europeas se les ha concedido millones de euros para que renueven ordenadores con menos de dos años de antigüedad, mientras que no invierten ni un céntimo en mejorar los procesos de investigación o la contratación de personal para mejorar la eficiencia de las Universidades. Un claro ejemplo de favor al lobby de la industria informática perjudicando a la propia sociedad.

Al mismo tiempo, este discurso que estamos asimilando de que no hay dinero, de que todo está mal, o de que el talento español se tiene que ir fuera porque en España no hay oportunidades, además de no ser del todo cierto, nos deja la moral por los suelos. El desánimo y el temor permite que nos dejemos hacer todas las perrerías, con las que nos están castigando a la sociedad, desde hace ya algunos años.

Sin embargo, en España sigue habiendo oportunidades de negocio al ser un mercado importante (en el último mes he tenido contacto con empresas canadienses e inglesas que acaban de establecerse en España y ya están dando beneficios). Tenemos un sistema educativo que forma excelentes profesionales especializados (españoles por todo el planeta ocupan puestos punteros a todos los niveles) y sobre todo tenemos una juventud (desilusionada, eso sí) con muy buenas ideas, que más allá de ver el futuro negro, me hace verlo lleno de posibilidades. Posibilidades que iremos encontrando siempre y cuando cambiemos el cristal con el que vemos la realidad, insuflemos moral y nos inculquemos una mentalidad proactiva y emprendedora de verdad.

Por ello, para desarrollar la ilusión y la fuerza necesaria para superar la crisis, es necesario no sólo cambiar el discurso sobre la propia crisis sino también cambiar a quienes están gestionándola tanto discursiva como fácticamente.

Insisto, realmente no es que falte dinero, ni talento, ni oportunidades, sino que sobra un gobierno sinvergüenza al que debemos preguntar de qué bolsillos sacan el dinero para saber en qué bolsillos lo meten.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas. En twitter es: @yosoycortes

Social Share Counters

La herencia del PP

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/12/07/la-herencia-del-pp/

Desde hace ya un año, el argumentario propagandístico del PP para justificar todos los despropósitos y canalladas que hacen, consiste en culpar a la herencia socialista. Esto, es una gran tomadura de pelo y un insulto a la sensatez. Siempre que hablan de herencia, en lo que pienso realmente es en qué país heredaremos de estos años torpes, integristas e interesados que nos quedan de Partido Popular.

Hablan de herencia socialista para referirse al paro, cuando el desempleo no ha hecho otra cosa que subir desde que ellos gobiernan, y hablan de herencia socialista para referirse al déficit, cuando el Gobierno no consigue controlarlo. Y ahí dejan de hablar. Si realmente estas dos cuestiones fuesen una herencia del PSOE, ellos en un año ya hubiesen empezado a revertir tal situación, cuyo reflejo claro sería que el paro bajase en lugar de seguir subiendo.

E insisto, dejan de hablar ahí, porque si siguen hablando de herencias, tendríamos que meternos en los legados reales de un partido y otro. Como herencias del PSOE reciente tenemos la dependencia (tocada de muerte por este Gobierno) o la igualdad en el matrimonio, como en tiempos pasados lo fueron universalización de la educación o la sanidad.

Sin embargo, la herencia que el PP nos dejará, más que una herencia es un crimen contra sociedad española, ya que cuando se marchen, nos dejaran un país donde la sanidad o la educación de calidad habrá que pagarla, y muy cara, por lo que gran parte de la clase media no tendrá acceso a estos servicios básicos y fundamentales.

Dejarán también un país, cuyo control del imaginario colectivo lo tutelará la Iglesia Católica de Rouco Varela. Un país donde la clase media no podrá tampoco acercarse a un Tribunal de Justicia para reivindicar sus derechos laborales o educativos, porque por un lado se está quedando sin derechos, y por otro, para defender los que le queden, con los tasazos de Gallardón, no tendrá dinero para pagar esta justicia de élites.

Si hacemos por tanto un análisis serio y riguroso de la historia, alejado de la pasión con la que se vive la actualidad, podemos resumir que las herencias de la izquierda suelen ser profundizar en el acceso de la clase media y trabajadora a los cuatro pilares fundamentales de la democracia, que son la educación, la sanidad, la justicia y la igualdad, mientras que la derecha, se ocupa de privatizar esos derechos públicos conquistados por la izquierda para hacer caja y que las élites obtengan pingües beneficios. Y esto no sólo en España, ocurre en todos los países. Suecia, por ejemplo, tiene un Estado de Bienestar potente porque han tenido gobiernos socialdemócratas durante más de 70 años. No existe ningún país en el mundo en el que décadas de gobiernos de derechas hayan legado un Estado de Bienestar sólido, ni uno.

Cuanto más tiempo estén gobernando estos del PP, más dolorosa y traumática será la herencia envenenada y putrefacta que nos dejarán. Ahora bien, necesitamos que la oposición se reestructure y presente una propuesta ante el país y ante el entorno internacional y financiero que sea pragmática pero idealista, justa aunque valiente y comprometida a la vez que concreta. ¿Será el PSOE capaz de asumir este reto?

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

´Los españoles son ratas de laboratorio: a ver cuánto castigo toleran sin rebelarse´

Tomado de Diario de Mallorca

PACO CERDÀ. PALMA Decir de Susan George que es una activista y pensadora es empequeñecer la figura de esta combativa estadounidense de 78 años afincada en Paris. Ejerce como presidenta de honor de ATTAC, la Asociación para la Tasación de las Transacciones Financieras y la Ayuda a la Ciudadanía.

Y su ensayo El Informe Lugano, en el que imagina un terrorífico escenario ecológico, económico, laboral y social hacia el que abocaba el capitalismo del siglo XXI constituye una biblia para los movimientos sociales y el anticapitalismo. La pensadora, que acaba de realizar una visita a España, no se anda con rodeos y alerta: “La democracia está en peligro ante el ataque de ´la clase de Davos´: una clase transnacional desvinculada de la suerte del resto de la sociedad y compuesta por las altas finanzas, las empresas transnacionales y algunos gobiernos que consideran que la democracia es demasiado lenta”.

– Usted denuncia el “austericidio” de Europa.

-Es que la actual política de austeridad, en particular en Grecia y España, es inaceptable. Es inaceptable que la mitad de jóvenes españoles no tenga trabajo. ¿Para quién se gobierna? Porque ésa es la gran cuestión en democracia. Las constituciones de Estados Unidos, Francia „y me imagino que también la de España„ subrayan que el pueblo es soberano. Pero con este principio de austeridad aprobado por Europa, ¿se gobierna para la gente o para los mercados financieros?

-¿Cree entonces que el pueblo ya no es soberano?

-El pueblo está deviniendo cada vez menos soberano. Y con el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la UE se está robando no sólo el poder a los ciudadanos, sino también a los representantes de los ciudadanos. Por tanto, ni tenemos democracia directa, ni democracia representativa.

-Pero apenas reaccionamos

-Está el frente de los indignados y algunos huelguistas. Pero la última huelga en España no ha tenido éxito. Y pienso que es porque la gente tiene miedo de perder su trabajo. Yo comprendo ese miedo, porque el miedo es la disciplina de una sociedad capitalista, que usa el miedo individual para disciplinar y calmar la población con el objetivo de que acepte lo que le digan. De hecho, creo que los griegos y los españoles son como ratas de laboratorio para ver qué nivel de castigo y sufrimiento puede ser aceptado por esta sociedad sin que la gente se rebele. Eso puede alentar al fascismo.

-¿Considera que la extrema derecha saldrá reforzada?

-Es el paradigma clásico que ya vimos en los años 20 y 30: el poder de la extrema derecha. Pienso que es normal. ¿Hacia dónde se volverán las personas sin formación? Mirarán al vecino, al inmigrante que tienen al lado€ Desgraciadamente, es una reacción que ya hemos visto y para la que hemos de estar preparados.

-Con la crisis, la población española ha redoblado sus críticas contra los sueldos y privilegios de los políticos. ¿Eso es desviar la atención de lo importante?

-¡Pero si son los banqueros a los que deberían criticar! La actual crisis es la continuación de lo que ocurrió en 2007 y 2008 por culpa de los banqueros y, en España, de la burbuja inmobiliaria, que al final también era culpa de los bancos por dar préstamos imprudentes y alimentar esta burbuja. Sin embargo, cuando estalló la burbuja, fue el Estado el que asumió la deuda privada. La deuda pública de España era muy moderada cuando estalló la crisis. Sin déficit y con el 50 % de deuda pública, cuando se permitía tener hasta el 60 %. ¡Estabais perfectos, mejor que Alemania! Pero el Estado cargó con la deuda de los bancos. Y ha gastado muchísimo dinero para capitalizar y salvar los mismos bancos que habían causado el problema. Por eso la deuda pública aumentó muy rápidamente. Es una respuesta muy larga a la pregunta, pero no es el coche oficial de los políticos lo importante, sino que el Estado gobierna para los mercados financieros y no para el pueblo. Se ha castigado a los inocentes y los culpables han sido recompensados.

-¿Y, ante ello, qué pueden hacer los ciudadanos españoles?

-Unirse. Unirse los estudiantes, los parados, los jubilados, los trabajadores, los sindicalistas, los agricultores€ Todo el mundo ha de unirse contra esta realidad. Porque la clase de Davos, que es la que gobierna por ellos, está muy unida.

-En Pakistán, una niña que quería estudiar ha sido víctima de un atentado que casi le arranca la vida. ¿El mundo está loco?

-No, el mundo no está loco. El mundo musulmán de los talibanes es sexista, machista y tiene un miedo terrible a la mujer, a la sexualidad de la mujer y al poder de la mujer. Y cuando ellos tienen el poder, lo utilizan para oprimir a las mujeres. Puede llamársele locura, pero responde al interés de los hombres por coartar la sexualidad femenina.

-Si Karl Marx resucitara y viera esta Europa, ¿qué pensaría?

-Él pensaría que la guerra de clases está acabando y que los ricos la están ganando. De eso trata mi próximo libro, que publicará Planeta en España en febrero y que se titulará El Informe Lugano 2. Cómo ganar la guerra de clases. El subtítulo procede de una frase de Warren Buffet, la tercera fortuna del mundo, que escribió: “Hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando”.

-Es cierto.

-¡Claro! Y por eso hay que unirse y no dejarse perder. Porque en juego está la democracia y todo lo que hemos hecho desde el siglo XVIII. Todo aquello que los europeos hemos hecho desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Todo lo que los españoles han hecho desde el final del franquismo.

Social Share Counters

Desviando la atención

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/11/14/desviando-la-atencion/

La estrategia fundamental que los conservadores en toda Europa utilizan para tratar de minimizar los efectos y repercusiones de las huelgas, es desviar la atención hacia los incidentes del día. Con esto, consiguen que la gente entre al trapo de que si los piquetes son violentos o no, y de cuán agresiva ha sido la policía, en lugar de profundizar y debatir sobre los motivos de fondo que han llevado a la convocatoria de una huelga y cuáles son las perspectivas de futuro.
El Gobierno del PP, para conseguir desviar el centro del discurso mediático sobre la huelga, utiliza fundamentalmente dos líneas estratégicas de acción: una mediática (o subjetiva) que se sustenta en las opiniones y comentarios que sus tertulianos y comunicadores afines vierten en los distintos medios, y otra fáctica que consiste fundamentalmente en detener a mucha gente y propiciar alguna que otra carga policial, para que al mismo tiempo, sus tertulianos referidos tengan conexiones con la actualidad, para tratar de persuadir a la opinión pública.

Sin embargo, sin querer ni poder evaluar en este momento qué actos son delictivos o no (ya que en realidad, si queremos analizar coherentemente la sociedad, este no es el foco de atención hoy, sino mañana), esta estrategia de desviar activamente la atención es más que evidente.

Por un lado es evidente porque no es nueva, ya que los que estudiamos estos asuntos la vemos repetida en todas las convocatorias de huelga que tienen lugar en todos los países de nuestro entorno. Y por otro lado, ya verán como la inmensa mayoría de las personas que han sido detenidas hoy, esta misma tarde, o mañana por la mañana abandonarán las comisarías sin cargos. Y esta es la prueba del ocho de que se detiene sin motivo legal, simplemente para poder desarrollar esa estrategia que comentaba anteriormente. Sobre esto, la oposición debería fiscalizar al Gobierno.

Además, todo esto se enmarca en una estrategia de fondo y de largo plazo (que ya ha obtenido sus primeros frutos en la última década) que pretende educar a la población en que movilizarse y participar en proyectos colectivos es inútil y contraproducente. Es triste ver como muchas personas ya han comulgado con esta rueda de molino.

Estos pregoneros de pacotilla y políticos traidores son tan obtusos que consideran delictiva  una huelga en lugar de las políticas deshumanizadas que han echado a miles de familia a calle, y amenazan con llevarse también su educación y su salud por delante.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas. www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

Reformas o destrucción

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/06/22/reformas-o-destruccion/

El llamar a algo por su antónimo es un juego muy manido, propio de los malos políticos que traicionan a la ciudadanía. Ello es infinitamente peor que maquillar la realidad, cosa que ya es abominable de por sí. Así que imagínense la diferencia entre reformar una casa y destruir una casa.

Pues esto, es lo que está haciendo el Gobierno de Rajoy en todas y cada una de sus acciones políticas. Todos sus actos de gobierno pretenden inocularse en la opinión pública a través de dardos dialécticos envenenados con deshonestas intenciones. Como no podemos hablar de todas sus decisiones por cuestiones de espacio, escojo el tema de los mineros aprovechando que hoy arranca la marcha negra hacia Madrid.

Incluso en el escenario de que el carbón ya no sea rentable, lo que es infinitamente menos rentable para España es dejar parados a una parte importante de la fuerza activa de este país. Y esto es desde el punto de vista de la estructura económica, porque si hablamos ya desde el punto de vista social, dejar a familias enteras sin el medio que les da de comer es, directamente, una acción criminal. Y esto también vale para la sanidad o la educación.

Así que no hagamos ni caso a ese dardito de cianuro sociológico, impreso con la palabra reformas, que el Gobierno nos quiere vender, ya que si realmente buscasen reformas, en lugar de dejar sin empleo a los mineros que trabajan en el carbón, se estarían realizando los procedimiento pertinentes para recolocarlos en un sector pujante como puede ser la energía solar.

Porque lo que está claro es que se agote o no el carbón, lo que no está para nada agotada es la mano de obra de las comarcas mineras. Reformando de verdad, en lugar de destruyendo como hacen los del PP, estaríamos siendo competitivos como país y al mismo tiempo justos con el esfuerzo que durante toda su vida han hecho los trabajadores.

Eso sería una reforma señor Rajoy, lo que ustedes están haciendo es destruir vilmente y con todas sus letras el país y nuestro futuro.

No se lo podemos permitir. ¡Rajoy, a la calle!

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga.
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

Los trabajadores crean empleo

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/06/08/los-trabajadores-crean-empleo/

Es cierto que para crear empleo debe existir una empresa en la que trabajar (también puede ser una cooperativa, aunque lo dejo aquí por no ser este el objeto de la discusión). Por otra parte, para que el sistema funcione, la figura más importante en este juego, más si cabe que los propios empresarios, son los clientes. Los clientes son los que dan sentido a los negocios y son quienes depositan su dinero y su confianza en las empresas. Sin ellos, no hay nada que se pueda hacer.

Pues bien, la genial idea de este Gobierno, que cada día se nos muestra más incapaz para solucionar los problemas de España, es precisamente disminuir el número de clientes en nuestro país. Con sus políticas de recortes (que van desde la médula del Estado Social, que son la Sanidad y la Educación, hasta la minería, pasando por el recorte en salarios públicos) se consigue eliminar miles de clientes del sistema.

Un minero trabajando, no sólo es mano de obra, sino que cuando sale del trajo le gusta ir con sus hijos a comer a un bar o comprarse ropa nueva. Es decir, parte del dinero que ingresa por trabajar en la mina, lo vuelve a poner en circulación gastándolo en otras empresas, y es lo que hace que el sistema funcione.

Si dejamos a miles de mineros, de médicos, de maestros, y de otros empleados públicos en el paro, ya no podrán gastarse los euros que se gastaban en el bar, en la tienda de ropa o en la de muebles. Así, el dueño del bar o de la tienda, como ha perdido clientes (médicos, mineros o profesores que ahora están en paro) antes de cerrar, despide a gran parte de sus camareros y dependientes, que irán derechitos a las filas del INEM junto a los ciudadanos mencionados anteriormente. De este modo multiplicamos las deudas de nuestro país y disminuimos de manera brutal los ingresos en el sistema (tanto empresas como Administraciones).

Por tanto, lo que un Gobierno medianamente inteligente debería hacer, es no permitir bajo ningún concepto aumentar las filas del paro, porque eso nos deriva a una espiral de más desempleo y miseria. Un Gobierno honesto en una crisis como esta, está obligado moralmente a poner dificultades a que se despidan trabajadores (en lugar de esta criminal reforma laboral que facilita el despido), y mantener y aumentar el poder adquisitivo de trabajadores públicos, que en momentos de inestabilidad son los que podrían seguir manteniendo cotas estables de consumo, en lugar de recortarles el sueldo y mandar a miles de interinos a la calle, lo que nos cuesta más dinero aún, puesto que tienen derecho a prestaciones por desempleo.

Señor Rajoy, quienes realmente dan trabajo, son los propios trabajadores, sean funcionarios, mineros o dentistas. En lugar de poner el dinero en Bankia (para que se lo queden unos pocos) ponga esos euros en los bolsillos de los currantes, ya verá usted como los ciudadanos, simplemente gastando nuestro dinero, lo estarán distribuyendo en el sistema muchísimo mejor (y de manera más justa) que su amigo Rato o Goirigolzarri.

Discúlpenme los lectores por este texto tan elemental, pero a ver si con suerte lo lee el presidente Rajoy y se da cuenta de su garrafal error de base. Eso en el mejor de los casos de que el señor Mariano sea sólo un zoquete bienintencionado. También cabría la posibilidad de que en lugar de ser un pobre hombre encumbrado que no sabe como servir a los ciudadanos que le han votado, fuera un fiel sirviente de los intereses de la minúscula alta burguesía financiera. En este caso, no cabría otra solución que tumbar este Gobierno.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
http://www.alfonsocortes.es/

Social Share Counters

banca pública o mi dinero de vuelta

A lo largo de la historia, el poder siempre ha utilizado ideas falsas e interesadas para construir artificialmente la consciencia social sobre lo que nos rodea. Uno de estos mantras contemporáneos es aquel que nos adormece bajo el lema de que la gestión privada siempre es mejor que la gestión pública. Nada más lejos de la realidad.

Si nos fijamos, todas las grandes crisis que hemos vivido en los últimos 400 años (desde la burbuja de los Tulipanes en Holanda, hasta la actual crisis del 2008) han derivado de un espejismo económico alentado por la especulación y por un descontrol de las cuentas en el sector privado. Y es precisamente el sector público el que ha salvado, en estos casos, las espaldas al sector privado. Por ello, si hacemos un análisis honesto de la historia económica, esa creencia sobre la eficiencia del sector privado, por el mero hecho de serlo, cae por sí sola.

Incluso a día de hoy, con el saqueo que hemos sufrido como país, todavía ha quedado dinero público (robado al futuro de nuestro hijos y a nuestra salud) para meterlo en Bankia (ese nombre chulo para el fracasado experimento bancario del Partido Popular, que está infectado hasta las cejas de inmuebles devaluados).

Está claro que el dinero que han usurpado estos granujas a la Educación y a la Sanidad, lo van a meter, sí o sí, en Bankia. Para esconder sus bajezas, han disfrazado este crimen con el sustantivo de nacionalización. Hacer partícipe a toda una sociedad de las pérdidas del sistema económico y sólo a sus amigos millonarios de las ganancias, no se llama nacionalización señor Rajoy, se llama traición.

Por tanto, vamos a tomarle la palabra señor Rajoy. Vamos a nacionalizar de verdad Bankia. Nada de venderla de nuevo cuando esté saneada y dé beneficios. Si usted nacionaliza las pérdidas, hay que apechugar y nacionalizar también los beneficios. A partir de ahora, vamos a reconstruir el sistema bancario público español. Vamos a convertir a Bankia en un banco cercano al ciudadano. Un banco que conceda hipotecas a las rentas bajas y a bajo tipo de interés, un banco que confíe en los proyectos emprendedores de nuestros jóvenes, un banco cuyos beneficios se vayan a utilizar para construir más escuelas y hospitales.

O Bankia se hace pública de verdad o ya me estáis devolviendo el dinero que me habéis robado de la cartera con intereses incluidos. Que no somos tontos señor Rajoy.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

¿Nos sacrificamos los ciudadanos o sacrificamos a Rajoy?

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/05/03/%c2%bfnos-sacrificamos-los-ciudadanos-o-sacrificamos-a-rajoy/

Ayer, en un discurso ante el Consejo de Estado, Rajoy pidió sacrificios a la sociedad española. ¿Para qué nos pide Rajoy a los ciudadanos que nos inmolemos? Está claro que Rajoy pide sufrimiento a aquellas personas a quien supuestamente representa, para favorecer, en realidad, un grupúsculo oscuro de especuladores de la felicidad ajena.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a nuestra propia salud, y que consintamos el desguace de nuestra sanidad pública.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a nuestro futuro, y que permitamos que en España no se investigue científicamente y que los hijos de muchas familias de trabajadores se queden sin plaza en la Universidad.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a una posible estabilidad económica, y que aceptemos que los derechos laborales son cosas del pasado.

Nos pide que sacrifiquemos los tres pilares básicos del ser humano cuando vive en sociedad, que son la salud, la educación y la dignidad en el trabajo. Quiere por tanto, que sus verdaderos amos, especuladores financieros del mundo entero estrenen yate nuevo este verano, al mismo tiempo que la gente normal renunciamos a nuestra aspiración más honesta, que es nuestro futuro y el de nuestros hijos. Sin embargo, cada vez está más claro que para tener futuro como país a quien debemos sacrificar es a Rajoy.

¿No les parece un crimen que aquella persona que supuestamente gestiona los intereses de los españoles los traicione y malvenda a un país entero simplemente para conservar cuatro años su cama en La Moncloa?

Alfonso Cortés González es vicedecano de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

El gobierno de Rajoy está agotado

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/04/12/el-gobierno-de-rajoy-esta-agotado/

Es cierto que los gobiernos no tienen la culpa exclusiva de todo lo que está pasando en Europa y en España con esta maldita crisis. Sin embargo, el gobierno de Mariano Rajoy se está convirtiendo en una parte importante del problema español, esto incluso, contra el pronóstico de la derecha europea, que confiaba en él hace cuatro meses, y que ahora trata de quitárselo de encima.

Y es tan problemática esta situación porque todas y cada una de las iniciativas que está llevando a cabo este gobierno, perjudican real y directamente a los intereses de España como país, y a sus habitantes como ciudadanos.

Nadie puede negar que un gobierno está intencionadamente perjudicando a su país cuando recorta la inversión en educación y en investigación, ya que sobre estas dos cuestiones se basa la única posibilidad de tener futuro (en el mundo, o competimos con conocimiento o lo hacemos con mano de obra). Por tanto, tenemos dos explicaciones ante tal despropósito: o bien el gobierno de Rajoy es un gobierno traidor con los propios intereses del país, o es estúpidamente cortoplacista, ya que sólo mira al cuadre de cuentas a cuatro años vista, para poder aprobar raspando en las urnas, aún a costa de expropiarnos de nuestro futuro. Si esto no es delito, debería serlo.

Puede ser cierto, por otra parte, que si recortamos estas partidas podemos equilibrar nuestras finanzas en dos o tres años, pero ¿Cómo competiremos frente a chinos o americanos cuando seamos un país intelectual y científicamente atrasado? Pues sólo se puede hacer mediante mano de obra no cualificada, tomar el papel que tienen ahora los países explotados.

¿Qué hacer entonces para ir recortando el déficit y no perder competitividad? Pues muy sencillo: Saldar la deuda en más tiempo, lo que haría innecesarios tantos recortes, y por tanto, ni subiría tanto el paro ni perderíamos tanto poder adquisitivo como sociedad. Esto lo hace cualquier familia, sin necesidad de tener ministros ni asesores interesados que vengan de Lehman Brothers, como tiene Rajoy.

Pongámonos en la situación de una familia de cuatro personas en la que trabaja el padre y la madre y tienen una hipoteca. El padre se queda en paro, y con la letra del piso, ya no queda dinero para pagar las clases de inglés de los niños, el material escolar, ni tampoco las gafas graduadas, que son un pico a la vez que vitales.

La familia puede hacer dos cosas, o dejar a sus hijos sin futuro recortándoles sus perspectivas formativas y su salud, o bien negociar con el banco y acordar que la hipoteca se le pagará en 15 años en lugar de en 10. Es cierto que habrá que pagar más intereses, pero sus hijos no verán comprometido su porvenir, y la vida de la familia podrá seguir más o menos su curso normal.

Rajoy está haciendo con el país, lo que un mal padre o un estúpido haría con su familia. Y no sigo hablando de las demás tropelías de este gobierno, como el perdón a los defraudadores o los recortes en materia de inspección fiscal, para no acabar el día malhumorado, lo que no es bueno para conciliar el sueño.

Rajoy ya está acabado, y como no se vaya a su casa, la que podría estar acabada sería nuestra querida España.

Alfonso cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas.
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters