alfonsocortes.es Rotating Header Image

noticias

Rajoy tiene miedo

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/tribuna-libre/rajoy-tiene-miedo/

La labor de oposición es la tarea más fácil que existe en política. Consiste, desgraciada y básicamente, en criticar cualquier decisión que tome el gobierno en cuestión. Además, la situación se agrava si el partido que está en la oposición, hace su labor sin argumentos sólidos y forjando un discurso a base de exabruptos taberneros, dando continuamente una respuesta demasiado fácil y simplona a problemas demasiado complejos. Este modus operandi opositor es una (entre otras muchas) de las perversiones de nuestras democracias.

Esta ha sido la forma de hacer oposición del señor Mariano Rajoy desde 2004. Ahora ha cambiado: tiene miedo y el mero hecho de verse en el sillón de las decisiones le descompone el vientre. Rajoy se ha dedicado durante los últimos siete años a ver el partido desde la grada y vociferar como un hooligan irresponsable. Ahora que la afición lo aclama para que meta goles, este aspirante a delantero centro es el primero que duda de sí mismo. Angelito el señor Rajoy que ahora se está dando cuenta que gobernar es un reto que da vértigo.

Un aspirante de verdad a primer ministro debe tener nervio, coraje y ganas de cambiar el mundo. Al menos antes de ser presidente, ya que La Moncloa se encargará irremediablemente de aplacar el furor adolescente de su pretendiente. Zapatero accedió al gobierno de forma temperamental retirando las tropas de Irak (decisión difícil que muchos creyeron en su día que no cumpliría), y está terminando su mandato con tibieza. Imagínense a un posible presidente como Rajoy que ya viene tibio de serie: vamos a estar congelados cuando se vaya.

Y un ejemplo de este miedo se ha visto en la prensa económica de hoy, donde aparece un Mariano Rajoy, que como quien descubre la pólvora, condiciona la actualización de las pensiones y sueldos a la situación económica. No nos jodas Mariano, ya que ese es el argumento que viene defendiendo tu enemigo Zapatero desde 2010 y que tú en incontables sesiones parlamentarias has dicho a los españoles que tú nunca lo harías, y que le darías la vuelta. Ahora tienes que dar la talla, no te debes escabullir, y este país no te permitirá otra cosa que actualizar las pensiones y subirnos el sueldo.

A menos que seamos un país de idiotas capaces de dar un cheque en blanco para que nos gobierne un vendedor de humo.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación y Sociedad y Comunicación de las Administraciones Públicas en la Universidad de Málaga

Social Share Counters

Sicarios de la mala baba (sobre Botella, Aguirre y otras perlas)

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/tribuna-libre/sicarios-de-la-mala-baba/

Debería contemplarse en la legislación como gran delito el que una persona incite el enfrentamiento entre ciudadanos para beneficio propio, sobre todo, esto es grave si quien actúa de forma tan vil y vomitiva es un político o un líder social. Pues bien, si tal legislación existiese, Ana Botella, Esperanza Aguirre o Juan Rosell (entre otros sicarios de la mala baba) estarían en la cárcel o cumpliendo un programa de reinserción social con servicios a la comunidad. Y esto sólo por sus declaraciones de hoy…
El señor Juan Rosell (que en su acepción no oficial tiene poco de ello) ha pedido nuevos puteos a los funcionarios porque tienen trabajo para toda la vida. Esta es una declaración indecente, porque se aprovecha, en estos tiempos de dificultades para muchas familias, de la natural envidia que puede circunstancialmente sentir una persona que está sin trabajo con respecto a otra que lo tiene. Con el enfrentamiento social entre trabajadores lo que se consigue es menos cohesión y sobre todo vía libre para los intereses de estos indeseables.

Existen contratos para toda la vida (y no sólo en el sector público) porque durante toda la vida la sociedad necesita policías, bomberas, médicas, maestros, enfermeros, profesoras, barrenderos, etc. Y lo que deberíamos perseguir de una puñetera vez es igualar a los trabajadores por arriba y no por abajo (¡carajo!), y asegurar el pan para toda su vida a todo aquel ciudadano que cumple con sus quehaceres honestamente. Además, precisamente en momentos de crisis como este, quien más tiene que aportar a la sociedad son aquellos que más recursos disponen, y no al contrario. De este modo los trabajadores no debemos caer en esta trampa carroñera de quien su avaricia lo ha corrompido como ser humano.

Otra perla digna de mención ha sido la de Ana Botella quien ha arremetido torticeramente contra los maestros y profesores, diciendo que trabajan muchas menos horas que cualquier funcionario del Ayuntamiento de Madrid. Esto lo hace siguiendo la estela de la carta con faltas de ortografía y errores de discurso de Esperanza Aguirre a los maestros (que a estas horas ya le habrá sido devuelta y corregida). Este es otro ejemplo del mismo delito moral que ha cometido el desvergonzado patrón.

Aunque Botella y Aguirre supongo que lo saben, hay que decirlo para que quede claro: los profesores trabajan objetivamente muchísimas más horas que las estipuladas en cualquier convenio.

A las horas de clase, hay que sumarles las de preparación de las mismas, las de tutorías con padres y estudiantes, las de formación continua, las de guardia, las de innovación, las de investigación, las de gestión y las de actividades complementarias. Al final, resulta que cualquier profesor está trabajando de media unas 47 horas semanales (y no sólo en su centro de trabajo), y no se quejan porque la mayor parte del colectivo es vocacional y lo hacen por el amor a la sociedad, por el convencimiento de que día a día podemos construir un mundo mejor, y porque entienden que es vital el legado de la cultura y la sensibilidad a las generaciones venideras.

Resulta que por cada hora de clase que un profesor de cualquier colegio o instituto imparte, tiene detrás al menos tres horas más. Es lógico, un futbolista puede jugar un partido de 90 minutos, pero para jugarlo necesita un entrenamiento de meses o años. O un actor puede aparecer en pantalla 50 minutos, pero el rodaje se ha alargado durante un largo período. O un médico, puede realizar una operación en 45 minutos, y ahí ni empieza ni termina su trabajo. Según el argumento de Ana Botella el diagnóstico, el seguimiento, el entrenamiento y la formación necesaria para realizar una tarea no computan a efectos de horas trabajo. ¡Qué insensatez! ¡Qué deshonestidad!

Lo que sí tenemos claro atendiendo a la vida y obra de la señora Botella es que ella sí que tiene muy poquitas horas de trabajo a sus espaldas. Hoy, sin ir más lejos, sólo ha trabajado minuto y medio, que es el tiempo que se tarda en decir tal idiotez sobre los maestros. Que haya tenido que invertir más tiempo para esta declaración es aún peor. Por tales motivos: Botella dimisión.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación y Sociedad y Comunicación de las Administraciones Públicas en la Universidad de Málaga.

Social Share Counters

Respuesta al manifiesto neoliberal sobre las pensiones de los cien economistas (I)

Artículo de Vicenç Navarro publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=52341

El 11 de octubre publiqué una crítica al manifiesto de los cien economistas (Propuestas de Fedea: Hacia un sistema público de pensiones sostenible, equitativo y transparente), quienes han propuesto toda una serie de medidas que, en la práctica, disminuirán las pensiones públicas a fin de salvar el sistema público de pensiones, que suponen inviable. Publiqué mi artículo “Los errores del manifiesto neoliberal sobre las pensiones de los cien economistas” en El Plural (11.10.10), artículo que fue ampliamente reproducido en las redes de comunicación digital. (Estos cien economistas, por cierto, son los mismos que propusieron abaratar el precio del despido como manera de resolver el problema del desempleo).

En mi artículo, que adjunto, señalaba los errores que el manifiesto contenía. El manifiesto basaba sus tesis de inviabilidad del sistema de pensiones en el hecho de que el gasto público en pensiones pasaría de ser un 9% del PIB ahora a un 15% en 2050, un porcentaje excesivamente alto –decía el manifiesto-, a todas luces excesivo. En mi crítica, señalaba y mostraba con datos empíricos, que aún cuando el porcentaje del gasto en pensiones aumentara seis puntos del PIB durante estos cuarenta años, el PIB crecería incluso más (sería 2.25 veces mayor que ahora), con lo cual, la tarta sería más del doble de la actual y, por lo tanto, habría más recursos para los no pensionistas y para los pensionistas. Añadía que de la misma manera que hace cuarenta años el gasto en pensiones era sólo 3% y ahora es 6 puntos más del PIB, sin que ello haya supuesto que tengamos ahora menos recursos para los pensionistas y para los no pensionistas, lo mismo ocurrirá dentro de cuarenta años. El cálculo de que el PIB sería en cuarenta años 2.25 veces mayor que ahora asumía que la productividad crecería un 1.5% por año (que es aproximadamente el promedio del crecimiento de la productividad durante los últimos cuarenta años). En realidad, es más que probable que el crecimiento sea mucho mayor debido a los enormes avances tecnológicos. Pero quería deliberadamente ser conservador en mis cifras para que no se me acusara de que estaba exagerando las cifras a mi favor.

En todas estas críticas, el lector verá que, como siempre hago en mis artículos, utilizo datos, sin retórica y, sobre todo, sin ningún insulto. Desde que volví del exilio estoy más que harto de la insolencia e insultos que caracterizan tanto al debate político como al académico español, y ello como consecuencia de una escasamente desarrollada cultura democrática.

El insulto como respuesta
Pues bien, uno de los que movilizaron más la colección de firmas de economistas en apoyo del manifiesto, y que tuvo mayor rol en la preparación del documento, el Sr. Jesús Fernández Villaverde, me contesta (sin citar mi nombre ni una vez) con todo tipo de insultos, característico de las derechas en este país. (Considero el neoliberalismo la ideología económica de las derechas en España) ¿Cuándo aprenderán a responder a las críticas sin insultar? Por regla general, no respondo a tal tipo de intervenciones –que se dan con gran frecuencia-, pero considero que la importancia del tema requiere responder, pues, en esta cultura, el silencio se malinterpreta como acuerdo o aceptación de la crítica.

En predecible estilo, el Sr. Jesús Fernández Villaverde (a partir de ahora JFV), me insulta, indicando que “no entiendo mucho de economía”. Procedo de una familia y de una cultura que desaprueba hablar de uno mismo. Pero como se me acusa de ignorante en economía, debo aclarar que he sido durante más de cuarenta años Catedrático de Políticas Públicas -un área de conocimiento que se basa en Ciencias Económicas y en Ciencias Políticas- en la The Johns Hopkins University (una de las mejores universidades de EEUU), habiendo sido propuesto como Catedrático Extraordinario de Economía Aplicada en la Universidad Complutense, y más tarde haber ganado, por oposición, una Cátedra de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona, y más tarde, otra, también por oposición, de Ciencias Políticas y Sociales (en la Universidad Pompeu Fabra) dirigiendo el programa conjunto en Políticas Públicas patrocinado por tal Universidad y por la The Johns Hopkins University, de la cual continúo siendo profesor. Y según el estudio de españoles más citados en la literatura científica internacional del Lauder Institute of Management and International Studies of the University of Pennsylvania, soy, junto con los economistas Jordi Galí y Andreu Más Colell, el economista (y en mi caso, también, politólogo) más citado en la literatura científica internacional. Pido disculpas al lector por esta nota biográfica, que es incómoda para mí escribirla, pero el nivel de mezquindad del que las derechas en este país son capaces es enorme. En lugar de referirse a los argumentos, intentan, siempre, sin ningún límite ético, atacar al que los realiza, mintiendo y falsificando información.

La importancia de la productividad en la sostenibilidad de las pensiones
Pero volvamos ahora a lo que es más importante: los argumentos. El manifiesto y JFV en su respuesta, minusvaloran el papel importante que para la sostenibilidad del sistema de pensiones tiene el crecimiento anual de la productividad, añadiendo, en un tono alarmista (que caracteriza al manifiesto y la respuesta de JFV), que “el crecimiento de la productividad de 1997 a 2007 fue prácticamente nulo”. Esto no es cierto. Según los datos de productividad comparables del conocido y respetado Groningen Growth and Development Center la productividad en España (productividad laboral por hora trabajada, labour productivity per hour worked) creció un 6.4% entre 1997 y 2007, y un 10% entre 1997 y 2009. Pero una manera mejor de ver las variaciones de la productividad es escoger cambios de periodos más largos, pues la gran variabilidad del crecimiento económico –con los altibajos que han caracterizado a la economía española- hace aconsejable que para ver los cambios de la productividad a largo plazo se consideren grandes periodos. Pues bien, entre 1979 y 2009, la productividad laboral horaria creció un 77%, lo cual es una cifra más que respetable. Y es de un pesimismo exagerado creerse que la productividad no aumentará en cifras comparables, o incluso mayores durante los próximos años.

La evolución de la productividad es un factor clave para saber si tendremos recursos para financiar las necesidades de la ciudadanía, incluyendo las pensiones. Hace cuarenta años se necesitaba que el 18% de la población adulta trabajara en la agricultura a fin de alimentar a toda la población española. Hoy, con sólo el 2% se produce más alimento que hace cuarenta años producía el 18%, y ello como consecuencia de que ahora un trabajador agrícola (debido al crecimiento de su productividad) hace lo que cuarenta años atrás hacían 9 trabajadores agrícolas. Fíjense el ridículo que hubiera significado que cien economistas hace cuarenta años hubieran alarmado a la población indicando que dentro de cuarenta años la población en España se moriría de hambre porque la gente que trabajaba en el campo estaba disminuyendo.

Pues bien, saquen alimento y pongan pensiones y verán lo ridículo de la aseveración que hacen los 100 economistas de que las pensiones no se podrán pagar dentro de cuarenta años porque disminuye el número de trabajadores por pensionista.

Más incoherencias en el manifiesto neoliberal de los cien
Pero lo que es incluso más incoherente, es que JFV afirme que el hecho de que en el 2050 el PIB será 2.25 veces mayor sea un hecho irrelevante. Encuentro esta afirmación sorprendente. Si es así, ¿por qué el manifiesto presenta como alarmante el hecho de que las pensiones serán el 15% del PIB en 2050? De no importarle el tamaño del PIB, entonces que se gaste 15% u 9% del PIB debiera también ser irrelevante. El hecho, sin embargo, es que, lejos de ser irrelevante, es un dato enormemente importante, porque si la sociedad es mucho más rica (como lo será), quiere decir que tendrá muchos más recursos para los no pensionistas así como para los pensionistas, de la misma manera que la España de hoy tiene muchos más recursos que los que tenía hace cuarenta años. Como he dicho antes, hoy nos gastamos más del triple del PIB en pensiones que hace cuarenta años, y ello no quiere decir que las pensiones sean peores o que haya menos recursos para los no pensionistas. Considerar como alarmante que dentro de cuarenta años nos gastemos un 15% del PIB y luego decir que el tamaño del PIB es irrelevante es una enorme incoherencia, para ponerlo de una manera amable.

El tema no es aumentar impuestos o no, sino cuándo y cómo se incrementan
Pero, parece que lo que preocupa más al manifiesto y a JFV es que el crecimiento de las pensiones públicas pase del 9% actual al 15% en 2050, lo cual significará una subida de 6 puntos del PIB en impuestos y cotizaciones sociales en cuarenta años, que duda que la economía pueda producir. De ahí que prefieran que no se suba este porcentaje (mediante una reducción muy notable de las pensiones) y que se retrasen las jubilaciones dos años más. Por lo visto, JFV no se da cuenta de que hacer que los trabajadores trabajen dos años más, significa un enorme aumento de los impuestos y cotizaciones sociales. La pregunta que debe hacerse es ¿qué prefiere la población: ir pagando estas cotizaciones, que irán aumentando, consecuencia del aumento del salario y de la productividad y jubilarse a los 65 años, o no incrementar sus cotizaciones sociales y en cambio retrasar la edad de jubilación en dos años, pagando impuestos y cotizaciones sociales por dos años más? O en otras palabras, ¿qué prefiere la población, que se vayan aumentando gradualmente las cotizaciones sociales (resultado del aumento de los salarios y de la productividad) durante cuarenta años y jubilarse a los 65 años, o recibir menos pensiones, retrasar la edad de jubilación dos años y continuar pagando impuestos y cotizaciones sociales durantes dos años más? Toda la información que tenemos apunta a que la población en la mayoría de países de la OCDE prefiere la primera solución.

El sesgo neoliberal en la definición de equidad
Pero donde JFV muestra mayor insensibilidad y reflejan su sesgo neoliberal es su definición de equidad y justicia, en el cual está ausente el concepto de solidaridad, no sólo intergeneracional (parece desconocer las encuestas que muestran que los hijos no desean que se recorten los beneficios laborales y sociales, incluyendo las pensiones de sus padres) sino de clase social. En realidad, sus propuestas incrementarían todavía más las enormes desigualdades que existen en los beneficios sociales (como las pensiones) por clase social. En España un burgués vive diez años más que un trabajador no cualificado con más de cinco años en paro. Y las pensiones del primero son más generosas que las del último. Es profundamente injusto que se obligue al último a trabajar dos años más para pagar las pensiones al burgués que le sobrevivirá diez años.

En EEUU, uno de los economistas que ha trabajado más en el tema pensiones, acaba de publicar un informe “The Impact of Income Distribution on the Lenght of Retirement”. “Center for Economic and Policy Research”. Oct. 2010, en el que muestra el crecimiento de la esperanza de vida en la población estadounidense por nivel de renta para distintas cohortes. Y muestra como la mayoría del crecimiento de la esperanza de vida a partir de los 70 años se ha concentrado en las rentas superiores, siendo tal crecimiento relativamente menor en las rentas inferiores. En realidad, Dean Baker muestra que para estas rentas, el alargamiento de la edad de jubilación a los 67 años significa una reducción considerable de tiempo de jubilación, de manera que tendrán un tiempo de jubilación incluso menor que sus abuelos,. No existen datos en España que hubieran permitido hacer estos estudios en cohortes por distintos periodos, pero es muy probable que la situación sea semejante, pues España es, junto con EEUU, el país que tiene mayores desigualdades de renta y mortalidad entre los países de la OCDE (el club de países más ricos del mundo).

Me extenderé en cada uno de estos puntos y otros en la respuesta al manifiesto de los cien economistas que Juan Torres, Catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla y yo publicaremos en la colección Attac, continuación de un libro anterior, titulado “¿Están en peligro las pensiones públicas?”, ATTAC, 2010.

Una última observación. El manifiesto neoliberal de los cien economistas ha tenido una enorme visibilidad mediática en España, como consecuencia del enorme dominio que el pensamiento neoliberal tiene en la cultura mediática de los mayores medios de información y persuasión del país. He vivido en varios países (Suecia, Gran Bretaña y EEUU) a lo largo de mi exilio, y en ninguno hay tan escasa diversidad ideológica en los medios como en nuestro país, situación que adquiere dimensiones asfixiantes en los temas económicos. La falta de visibilidad de voces críticas de la sabiduría convencional es consecuencia de ello. En realidad la censura y marginación de estas voces es constante. De ahí lo injusto de la aseveración de Ignacio Sánchez Cuenca, que en su artículo “Sí, pero…”, de El País (28.10.10) haga la observación de que “resulta chocante que en España no tengamos un Krugman local”. Sánchez Cuenca ignora que los tenemos. España tiene excelentes economistas críticos del pensamiento neoliberal: Juan Torres, Catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla; Carlos Berzosa, Catedrático de Economía de la Complutense, y Rector de aquella Universidad, y muchos otros, han criticado extensamente el dogma neoliberal. Pero están vetados en los medios de mayor difusión, en sus páginas económicas. Y es fácil comprobarlo. Miren el número de artículos que han aparecido en aquellos medios y verán que ni uno aparece con su firma, y no es porque no los hayan escrito. Decía Gramsci que el dominio de la burguesía se hacía a través de la hegemonía que el pensamiento burgués tiene en los medios que controlan, que son la mayoría. La visibilidad del manifiesto neoliberal, financiado y patrocinado por la banca (el grupo fáctico más poderoso del país) no se debe a su fortaleza intelectual (que es escasa), sino a que refleja aquella hegemonía en los medios que lo promueven.

La falta de visibilidad mediática de voces críticas refleja, no sólo la escasa diversidad ideológica de los mayores medios de difusión y persuasión, sino también su escasa cultura democrática. Y de ahí que por lo visto, incluso un académico tan conocedor de la realidad española, como el señor Sánchez Cuenca los desconozca.

Vicenç Navarro Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University
www.vnavarro.org

Social Share Counters

Contradicciones en el Paquete Telecom: Internet y la difusión de la cultura

Artículo publicado en elplural.com. Para leerlo pinche aquí.

El Parlamento Europeo ha aprobado esta semana el Paquete de Telecomunicaciones, que entre otras cosas, permite cortarnos el acceso a Internet sin orden judicial. Este tipo de medidas, al parecer, están muy de moda. En Málaga, por ejemplo, el Ayuntamiento quiere que la grúa pueda retirar vehículos de la vía pública sin necesidad de que esté presente un agente de policía. Está claro que en primer término a quién beneficia este tipo de medidas es a determinadas empresas privadas, y perjudica gravemente a derechos individuales que han costado incluso sangre adquirirlos.
Centrándonos en el asunto que da título a este artículo, la cuestión se nos torna compleja, ya que entre la inmensa mayoría de los diputados de la eurocámara que han apoyado el Paquete, se encuentran los del Partido Pirata, lo que a priori parece una gran incongruencia y sólo 40 diputados se han opuesto, entre ellos 24 de la Izquierda Unitaria Europea que han votado junto a 11 diputados conservadores euroescépticos.

A pesar de la dificultad de interpretar esta decisión europea y tomar partido, existen una serie de criterios y situaciones que conviene ordenar para tratar de posicionarnos en este berenjenal. En primer lugar, disponemos, cada vez más, de altas velocidades de conexión a Internet por ADSL o cable, y claro, estas velocidades obviamente se utilizan para descargar películas y música. Si sólo quisiéramos mirar el correo y leer el periódico con un módem de 56k casi haríamos el apaño.

En segundo lugar, en nuestro país, por ejemplo, se paga un canon por cada soporte de grabación de datos en compensación por las denominadas descargas ilegales de contenidos con copyright. O una cosa o la otra, es obvio que corte de Internet sin orden judicial (o con ella) y canon digital son totalmente incompatibles.

En tercer lugar, y esto ya es una cuestión de principios, la cultura debería ser libre y accesible para todo el mundo, ya que la cultura ayuda a superar las desigualdades y permite que distintos seres humanos se hablen de tú a tú. Tradicionalmente, en la historia, la cultura ha estado reservada a determinados estamentos sociales privilegiados e Internet es una herramienta adecuada para llevar cultura a cualquier parte del mundo, pero claro, esto hace perder privilegios a ciertos grupos.

A Internet no hay que tenerle miedo y hay que dejarlo fluir y convertirlo en una herramienta real de difusión cultural en todo el planeta. En lugar de tratar de poner diques al mar, lo que deberían hacer, en cualquier caso, es pensar en nuevas formas de compensación a los autores en general. Estas nuevas formas para que los autores saquen beneficios, y sean animados a crear, son viables, lo que sucede es que en el nuevo panorama digital en red, el papel tradicional de las industrias culturales está más que en entredicho, y parece que no saben cómo adaptarse al nuevo entorno. Finalmente, si estas industrian no son capaces de transformarse, la realidad acabará por devorarlas.

Alfonso Cortés González, profesor de Comunicación Política y Publicidad en la Universidad de Málaga

Social Share Counters

Campaña violenta contra la violencia de género

Una cuestión asumida en todos los estudios sobre la paz, coinciden en que cualquier tipo de violencia engendrá violencia. En este sentido, ha circulado por la Red una campaña muy violenta para tratar de concienciar y mitigar la violencia de género. Ha sido puesta en marcha por una organización danesa bajo el título de “Hit the bitch!” (pega a la zorra).

Fuente: Adfreak.
Para ver cobertura de rtve, pinche aquí

¡Pega a la zorra!

Violencia para denunciar la violencia es el concepto en el que se basa una sorprendente campaña social difundida en la red. Fuente en castellano en estrategias.com

Hit the bitch! (“¡Pega a la zorra!”) es el contundente claim de una campaña social lanzada por una asociación danesa que lucha contra la violencia de género. Se trata de una web en la que el usuario es invitado a golpear violentamente a una joven que aparece en pantalla utilizando el ratón y una webcam. El mensaje final de la campaña no aparece hasta que la paliza llega a sus últimas consecuencias: “¡Eres un idiota integral!” Pero lo realmente inquietante es que parece ser que los que prueban no pueden resistir la tentación de seguir golpeando para ver qué pasa después…

la web de la camapaña es http://www.hitthebitch.dk/

Social Share Counters

Herejías y Crucifijos

artículo publicado en el plural.com. Para leerlo pinche aquí.

Juan Antonio Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, acaba de amenazar a sus propios fieles a ser considerados herejes en caso de que no desaprueben el aborto. Hay que mencionarle al señor Martínez Camino que actualmente el aborto legal existe en España, y que por tanto, debería aclarar los términos de su chantaje, porque si la amenaza es contra el apoyo a cualquier forma de aborto, este avispado monseñor ha puesto a su propia organización en riesgo de perder millares de sus socios y de abandonar el privilegio de ser la primera organización religiosa en nuestro país.
Un gran error y problema al mismo tiempo de la Iglesia Católica es la percepción distorsionada que tiene de sí misma. Es un trastorno psicopático creerse que uno puede realmente volar o que tiene fuerza suficiente para atravesar el acero u otros superpoderes de los que no se disponen. Esto mismo, pero en otros términos, es lo que le ocurre a la Conferencia Episcopal, que estima el poder de influencia católico en España muchísimo, pero muchísimo mayor de lo que realmente es, por más que gran parte de la sociedad española se declare católica.

Pero ojo, la gran mayoría de las personas que se declaran católicas apostillan que no son practicantes. Y me pregunto: ¿un Católico que no práctica los ritos católicos no es en realidad un protestante? Porque claro, no es lo mismo ser católico que ser cristiano, y no es lo mismo ser católico por devoción que serlo por folklore. Esta mezcla del sentimiento folklórico con el religioso en España respecto al imaginario católico, lo aprovecha la Iglesia para creerse más influyente de lo que es. En este sentido, quieren obligar, en un país aconfesional, a que los crucifijos presidan edificios públicos cuando el Estado no les obliga a tener, por ejemplo, un ejemplar de la Constitución en los Sagrarios. Alegan que el crucifijo es un símbolo no ya religioso, sino de la civilización. Eso lo dicen ellos porque demuestran de una vez tanto un error brutal de autoconcepto como un desconocimiento profundo y sesgado de la historia, ya que Aristóteles, Platón, Kant, Descartes, Smith o Marx (entre otros muchos) sí que son referentes culturales comunes en toda la denominada civilización occidental, creencias religiosas y fronteras nacionales aparte.

Para más señas del poder real de estos señores, los templos católicos están cada vez más vacíos, y los jóvenes cada vez pasan más de la Iglesia Católica. Un ejemplo de esta pérdida de penetración social se ve muy claramente en el número decreciente de seminaristas y monjas españoles y en el crecimiento demográfico de municipios que han sido víctimas de la especulación urbanística, como por ejemplo Marbella. En esta localidad costasoleña, existen las mismas parroquias que en los años 70, habiéndose multiplicado su población por 6, y encima estas mismas parroquias no llegan ni a la mitad de su aforo. La muestra habla por sí misma.

Esta amenaza de los obispos católicos se puede explicar de varias formas: la primera es una explicación inocente, interpretando que se han vuelto ortodoxos, y que en un acto de coherencia ideológica, quieren que sus fieles sean consecuentes con su Comunión y se ciñan a la doctrina católica, como debería ser. Otra explicación, y reconozco que es un poquitín más remota, es que Martínez Camino es en realidad un infiltrado satánico cuya intención es menguar el poder social de la Iglesia y por tanto se decide a poner de patitas en la calle a no sé cuantos miles de sus socios y simpatizantes. La tercera explicación es una mezcla de las dos anteriores: se trataría de unos señores que cegados por su propia manera de pensar van a ser capaces de mermar su propio poder para que su Confesión sea más pura. La pérdida de poder es en realidad, si lo analizamos con perspectiva histórica, un acto completamente anticatólico.

En cualquiera de los tres casos, sería conveniente que esta amenaza se llevara a cabo, y que expulsasen a todos los católicos que no son católicos de verdad, es decir, a aquellos que no desaprueban el aborto, a aquellos que no se meten en la vida privada y de cama de los demás, a aquellos que no van a misa todos los domingos, y de paso a aquellos que votan izquierdas. De este modo la Iglesia Católica tendría a católicos de verdad como fieles, y por tanto, no podría presumir demagógicamente de contar con el 80% de la población española bautizada, y facilitaría, de este modo, el juego político de interpretar los contrapesos de fuerzas sociales a la hora de llevar a cabo reformas de cualquier tipo. Si la Iglesia no cumple su amenaza, estaría mintiendo y faltando a la verdad. Les recuerdo que no engañar es el octavo mandamiento.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación Política y Publicidad en la Universidad de Málaga.

Social Share Counters

carrefour comienza a compararse en el punto de venta

En la guerra de precios entre los grandes distribuidores, Carrefour ha dado un paso al frente: comparar directamente, en el propio lineal, sus precios con los de la competencia.

De momento es una prueba en dos centros de Madrid. Será muy interesante ver como evoluciona.

Fuente: http://bajolalinea.duplexmarketing.com/2009/11/carrefour-se-atreve-con-la-publicidad.html

Social Share Counters

Pedro J. culpa a Zapatero de un “terrorífico” aumento de la pobreza… ¡con un reportaje del año 2000!

JOSÉ MARÍA GARRIDO

El pasado lunes, la televisión del diario El Mundo, Veo 7, emitió un documental en su programa La vuelta al Mundo para denunciar el aumento de la pobreza en España por culpa de la gestión económica del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero.

Publicado en elplural.com. para leerlo pincha aquí.

Social Share Counters