alfonsocortes.es Rotating Header Image

politica

Hay que reinventar España

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2013/09/12/hay-que-reinventar-espana/

A lo largo de la historia los países fuertes se han lanzado al control de otros países. Al principio esto se conseguía, fundamentalmente, mediante el sometimiento militar y la colonización. Después de la Segunda Guerra Mundial, el dominio empezó a transformarse no tanto en un modelo, podríamos decir, de protectorado, sino un modelo de “colonización” cultural gracias al desarrollo de los medios de comunicación de masas y las industrias culturales. Ejemplo de esto es el desarrollo del pop-rock, como música popular planetaria, y la expansión del inglés como lengua vehicular en todas las latitudes, tratando de crear, de algún modo, cosmovisiones compartidas y nexos de unión entre las personas, independientemente del país en el que vivan.

En los últimos tiempos, a raíz de que ciertos países han comenzado a emerger y aprovechando la crisis financiera, las nuevas formas de control de unos países frente a otros, se orientan no tanto en la hegemonía militar y en la asimilación cultural, como en dominar a otros países teniendo el control de su economía, y es por esto por ejemplo, que China compra deuda de los países desarrollados. Este tipo de poder es muchísimo más económico que invadir militarmente, e incluso más barato que mantener una industria cultural potente. Y es en esta tercera etapa en la que nos encontramos actualmente.

En este contexto geopolítico y económico, cierta parte de España sigue anclada en ese nacionalismo del siglo XIX, que se excita y se enaltece al grito de “Gibraltar Español” o de “Cataluña es España” (por poner dos ejemplos), como si lo que fuera realmente importante es la soberanía marchita sobre un territorio (aunque no digo que ya no sea significativo), en lugar de la gestión de la deuda, de los recursos energéticos y de la integración cultural de los territorios. Ya puestos, estos señores, que agreden a quienes no piensan como ellos (como ayer en Madrid amargando la Diada), podrían reivindicar también la soberanía sobre el Rosellón o sobre Portugal para ser más patrióticos todavía.

Los británicos aprendieron (con todos los matices que conocemos) esta lección hace siglos, llamando oficialmente a su propio imperio el Imperio Unido o a su estado Reino Unido, nombre oficial en el que no se simboliza supremacía aparente de los distintos países que forman el reino.

Y es aquí donde quiero llegar: el nacionalismo rancio español daña los propios intereses de España como país porque no sabe integrar. Si Cataluña se independiza, dirán “nos han quitado Cataluña” sin darse cuenta de que es precisamente su forma de entender España, lo que hace que muchos españoles nos sintamos fuera de su arquetipo de país. Y nuestro país, nos guste o no (y todos tenemos que respetarnos), es un país plurinacional.

Es evidente, y parafraseando a la inversa el memorable lema franquista, que en una España que sólo aspira a ser una, empequeñecida y sometedora, no cabemos todos.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y Profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas.
en twitter es: @yosoycortes
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

El rey en un 14 de abril

Articulo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2013/04/14/el-rey-en-un-14-de-abril/

Hoy es el día más republicano del año en España a la espera, claro está, de concretar qué fecha en el calendario marcará el comienzo del la III República Española. Últimamente parece que tradicionales aliados del rey Juan Carlos se han hecho republicanos (habrá que ver de qué tipo), y hasta el propio monarca y su familia, tiran piedras contra la marchita y anacrónica institución política.

Los planetas se van alineando: el CIS lleva desde octubre de 2011 sin preguntar sobre la Corona, lo que evidencia un gran deterioro en su imagen que no quieren hacer público. Por su parte, el diario Público ha propuesto un plebiscito virtual, en el que de momento, el 95% de los votos han sido a favor la República.

Tampoco podemos obviar ninguno de los chanchullos, que se están investigando, en los que parece que la Corona esta inmiscuida, así  como los casos ya constatados de cacerías inoportunas y escarceos con Corina.

Y por si fuera poco, no es casualidad astrológica que por su parte esperanza Oña, alcaldesa popular de Fuengirola y recién aliada republicana,  nos haya hecho un favor declarando el 14 de abril como el  Día del Perro. Un gran regalo que nos hace a los republicanos, quienes estamos encantados de compartir efeméride con nuestro mejor amigo.

Salud y República.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
En twitter es: @yosoycortes

Social Share Counters

Lección de Democracia para el PP (I)

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2013/03/25/leccion-de-democracia-para-el-pp-i/

Arenas dijo, no hace mucho tiempo y de manera soberbia, que el PP no acepta lecciones de Democracia de nadie. Una persona inteligente no debería ser tan arrogante, porque en realidad, todos podemos recibir lecciones y experiencias valiosas de otras personas, independientemente del rol que nos haya tocado vivir.

Con este artículo, no sólo se podría abrir una larguísima serie de lecciones políticas básicas para el PP, cosa que necesitan más que respirar, sino que además, animo a todo el mundo a  que aporte altruistamente su consejo a los populares.

El principal activo que tiene realmente un buen político, es la credibilidad. Uno puede tomar decisiones acertadas o desacertadas, eso es evidente, pero lo que hace perder credibilidad no son los errores, sino la incoherencia en lo que dicen y la deshonestidad. Cuando la credibilidad se debilita, se  desvanece al mismo tiempo la legitimidad de nuestros representantes y gobernantes.

Un claro ejemplo de la  incoherencia y la deshonestidad es Esteban González Pons, quien esta semana, se ha puesto a la cabeza de un Partido Popular que ya no resulta creíble ni a sus tradicionales seguidores.

Este señor, vicesecretario general del PP, ha denunciado a los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) por, según él, coaccionar al PP para “ganar en la calle lo que se ha perdido en las urnas”. Vamos, cómo si en las urnas nos hubiesen preguntado por cada una de las canallescas leyes que el PP ha ido aprobando, y como si estuvieran cumpliendo remotamente alguna de sus promesas electorales.

Señor Pons, es de miserables denunciar a las personas que sufren las decisiones políticas del gobierno de su partido. ¿Acaso no se acuerda usted cuando en la oposición incitaba a los ciudadanos “hartos de la crisis”, a tomar las calles y derrocar a los socialistas emulando a la Primavera Árabe? Su incoherencia es insostenible.

Con este discurso, el PP demuestra que a la derecha española le quedan muchísimas lecciones políticas por recibir, ya que la Democracia consiste en perseguir día a día ese ideal, estando siempre muy cerca de los ciudadanos y del interés general de una sociedad.  Lo que defiende en realidad el PP, es sencillamente una dictadura renovable cada cuatro años.

No sé a quién van a convencer con su discurso incoherente y deshonesto, que defiende una lógica dictatorial bajo la bandera de la Democracia y aplica varas de medir distintas y arbitrarias dependiendo si ustedes son gobierno u oposición. Seguramente sólo persuadan ya a sus benditas madres, y sólo porque el amor maternal es afortunadamente irracional.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas www.alfonsocortes.com En Twitter es: @yosoycortes

Social Share Counters

La herencia del PP

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/12/07/la-herencia-del-pp/

Desde hace ya un año, el argumentario propagandístico del PP para justificar todos los despropósitos y canalladas que hacen, consiste en culpar a la herencia socialista. Esto, es una gran tomadura de pelo y un insulto a la sensatez. Siempre que hablan de herencia, en lo que pienso realmente es en qué país heredaremos de estos años torpes, integristas e interesados que nos quedan de Partido Popular.

Hablan de herencia socialista para referirse al paro, cuando el desempleo no ha hecho otra cosa que subir desde que ellos gobiernan, y hablan de herencia socialista para referirse al déficit, cuando el Gobierno no consigue controlarlo. Y ahí dejan de hablar. Si realmente estas dos cuestiones fuesen una herencia del PSOE, ellos en un año ya hubiesen empezado a revertir tal situación, cuyo reflejo claro sería que el paro bajase en lugar de seguir subiendo.

E insisto, dejan de hablar ahí, porque si siguen hablando de herencias, tendríamos que meternos en los legados reales de un partido y otro. Como herencias del PSOE reciente tenemos la dependencia (tocada de muerte por este Gobierno) o la igualdad en el matrimonio, como en tiempos pasados lo fueron universalización de la educación o la sanidad.

Sin embargo, la herencia que el PP nos dejará, más que una herencia es un crimen contra sociedad española, ya que cuando se marchen, nos dejaran un país donde la sanidad o la educación de calidad habrá que pagarla, y muy cara, por lo que gran parte de la clase media no tendrá acceso a estos servicios básicos y fundamentales.

Dejarán también un país, cuyo control del imaginario colectivo lo tutelará la Iglesia Católica de Rouco Varela. Un país donde la clase media no podrá tampoco acercarse a un Tribunal de Justicia para reivindicar sus derechos laborales o educativos, porque por un lado se está quedando sin derechos, y por otro, para defender los que le queden, con los tasazos de Gallardón, no tendrá dinero para pagar esta justicia de élites.

Si hacemos por tanto un análisis serio y riguroso de la historia, alejado de la pasión con la que se vive la actualidad, podemos resumir que las herencias de la izquierda suelen ser profundizar en el acceso de la clase media y trabajadora a los cuatro pilares fundamentales de la democracia, que son la educación, la sanidad, la justicia y la igualdad, mientras que la derecha, se ocupa de privatizar esos derechos públicos conquistados por la izquierda para hacer caja y que las élites obtengan pingües beneficios. Y esto no sólo en España, ocurre en todos los países. Suecia, por ejemplo, tiene un Estado de Bienestar potente porque han tenido gobiernos socialdemócratas durante más de 70 años. No existe ningún país en el mundo en el que décadas de gobiernos de derechas hayan legado un Estado de Bienestar sólido, ni uno.

Cuanto más tiempo estén gobernando estos del PP, más dolorosa y traumática será la herencia envenenada y putrefacta que nos dejarán. Ahora bien, necesitamos que la oposición se reestructure y presente una propuesta ante el país y ante el entorno internacional y financiero que sea pragmática pero idealista, justa aunque valiente y comprometida a la vez que concreta. ¿Será el PSOE capaz de asumir este reto?

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

´Los españoles son ratas de laboratorio: a ver cuánto castigo toleran sin rebelarse´

Tomado de Diario de Mallorca

PACO CERDÀ. PALMA Decir de Susan George que es una activista y pensadora es empequeñecer la figura de esta combativa estadounidense de 78 años afincada en Paris. Ejerce como presidenta de honor de ATTAC, la Asociación para la Tasación de las Transacciones Financieras y la Ayuda a la Ciudadanía.

Y su ensayo El Informe Lugano, en el que imagina un terrorífico escenario ecológico, económico, laboral y social hacia el que abocaba el capitalismo del siglo XXI constituye una biblia para los movimientos sociales y el anticapitalismo. La pensadora, que acaba de realizar una visita a España, no se anda con rodeos y alerta: “La democracia está en peligro ante el ataque de ´la clase de Davos´: una clase transnacional desvinculada de la suerte del resto de la sociedad y compuesta por las altas finanzas, las empresas transnacionales y algunos gobiernos que consideran que la democracia es demasiado lenta”.

– Usted denuncia el “austericidio” de Europa.

-Es que la actual política de austeridad, en particular en Grecia y España, es inaceptable. Es inaceptable que la mitad de jóvenes españoles no tenga trabajo. ¿Para quién se gobierna? Porque ésa es la gran cuestión en democracia. Las constituciones de Estados Unidos, Francia „y me imagino que también la de España„ subrayan que el pueblo es soberano. Pero con este principio de austeridad aprobado por Europa, ¿se gobierna para la gente o para los mercados financieros?

-¿Cree entonces que el pueblo ya no es soberano?

-El pueblo está deviniendo cada vez menos soberano. Y con el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la UE se está robando no sólo el poder a los ciudadanos, sino también a los representantes de los ciudadanos. Por tanto, ni tenemos democracia directa, ni democracia representativa.

-Pero apenas reaccionamos

-Está el frente de los indignados y algunos huelguistas. Pero la última huelga en España no ha tenido éxito. Y pienso que es porque la gente tiene miedo de perder su trabajo. Yo comprendo ese miedo, porque el miedo es la disciplina de una sociedad capitalista, que usa el miedo individual para disciplinar y calmar la población con el objetivo de que acepte lo que le digan. De hecho, creo que los griegos y los españoles son como ratas de laboratorio para ver qué nivel de castigo y sufrimiento puede ser aceptado por esta sociedad sin que la gente se rebele. Eso puede alentar al fascismo.

-¿Considera que la extrema derecha saldrá reforzada?

-Es el paradigma clásico que ya vimos en los años 20 y 30: el poder de la extrema derecha. Pienso que es normal. ¿Hacia dónde se volverán las personas sin formación? Mirarán al vecino, al inmigrante que tienen al lado€ Desgraciadamente, es una reacción que ya hemos visto y para la que hemos de estar preparados.

-Con la crisis, la población española ha redoblado sus críticas contra los sueldos y privilegios de los políticos. ¿Eso es desviar la atención de lo importante?

-¡Pero si son los banqueros a los que deberían criticar! La actual crisis es la continuación de lo que ocurrió en 2007 y 2008 por culpa de los banqueros y, en España, de la burbuja inmobiliaria, que al final también era culpa de los bancos por dar préstamos imprudentes y alimentar esta burbuja. Sin embargo, cuando estalló la burbuja, fue el Estado el que asumió la deuda privada. La deuda pública de España era muy moderada cuando estalló la crisis. Sin déficit y con el 50 % de deuda pública, cuando se permitía tener hasta el 60 %. ¡Estabais perfectos, mejor que Alemania! Pero el Estado cargó con la deuda de los bancos. Y ha gastado muchísimo dinero para capitalizar y salvar los mismos bancos que habían causado el problema. Por eso la deuda pública aumentó muy rápidamente. Es una respuesta muy larga a la pregunta, pero no es el coche oficial de los políticos lo importante, sino que el Estado gobierna para los mercados financieros y no para el pueblo. Se ha castigado a los inocentes y los culpables han sido recompensados.

-¿Y, ante ello, qué pueden hacer los ciudadanos españoles?

-Unirse. Unirse los estudiantes, los parados, los jubilados, los trabajadores, los sindicalistas, los agricultores€ Todo el mundo ha de unirse contra esta realidad. Porque la clase de Davos, que es la que gobierna por ellos, está muy unida.

-En Pakistán, una niña que quería estudiar ha sido víctima de un atentado que casi le arranca la vida. ¿El mundo está loco?

-No, el mundo no está loco. El mundo musulmán de los talibanes es sexista, machista y tiene un miedo terrible a la mujer, a la sexualidad de la mujer y al poder de la mujer. Y cuando ellos tienen el poder, lo utilizan para oprimir a las mujeres. Puede llamársele locura, pero responde al interés de los hombres por coartar la sexualidad femenina.

-Si Karl Marx resucitara y viera esta Europa, ¿qué pensaría?

-Él pensaría que la guerra de clases está acabando y que los ricos la están ganando. De eso trata mi próximo libro, que publicará Planeta en España en febrero y que se titulará El Informe Lugano 2. Cómo ganar la guerra de clases. El subtítulo procede de una frase de Warren Buffet, la tercera fortuna del mundo, que escribió: “Hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando”.

-Es cierto.

-¡Claro! Y por eso hay que unirse y no dejarse perder. Porque en juego está la democracia y todo lo que hemos hecho desde el siglo XVIII. Todo aquello que los europeos hemos hecho desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Todo lo que los españoles han hecho desde el final del franquismo.

Social Share Counters

Desviando la atención

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/11/14/desviando-la-atencion/

La estrategia fundamental que los conservadores en toda Europa utilizan para tratar de minimizar los efectos y repercusiones de las huelgas, es desviar la atención hacia los incidentes del día. Con esto, consiguen que la gente entre al trapo de que si los piquetes son violentos o no, y de cuán agresiva ha sido la policía, en lugar de profundizar y debatir sobre los motivos de fondo que han llevado a la convocatoria de una huelga y cuáles son las perspectivas de futuro.
El Gobierno del PP, para conseguir desviar el centro del discurso mediático sobre la huelga, utiliza fundamentalmente dos líneas estratégicas de acción: una mediática (o subjetiva) que se sustenta en las opiniones y comentarios que sus tertulianos y comunicadores afines vierten en los distintos medios, y otra fáctica que consiste fundamentalmente en detener a mucha gente y propiciar alguna que otra carga policial, para que al mismo tiempo, sus tertulianos referidos tengan conexiones con la actualidad, para tratar de persuadir a la opinión pública.

Sin embargo, sin querer ni poder evaluar en este momento qué actos son delictivos o no (ya que en realidad, si queremos analizar coherentemente la sociedad, este no es el foco de atención hoy, sino mañana), esta estrategia de desviar activamente la atención es más que evidente.

Por un lado es evidente porque no es nueva, ya que los que estudiamos estos asuntos la vemos repetida en todas las convocatorias de huelga que tienen lugar en todos los países de nuestro entorno. Y por otro lado, ya verán como la inmensa mayoría de las personas que han sido detenidas hoy, esta misma tarde, o mañana por la mañana abandonarán las comisarías sin cargos. Y esta es la prueba del ocho de que se detiene sin motivo legal, simplemente para poder desarrollar esa estrategia que comentaba anteriormente. Sobre esto, la oposición debería fiscalizar al Gobierno.

Además, todo esto se enmarca en una estrategia de fondo y de largo plazo (que ya ha obtenido sus primeros frutos en la última década) que pretende educar a la población en que movilizarse y participar en proyectos colectivos es inútil y contraproducente. Es triste ver como muchas personas ya han comulgado con esta rueda de molino.

Estos pregoneros de pacotilla y políticos traidores son tan obtusos que consideran delictiva  una huelga en lugar de las políticas deshumanizadas que han echado a miles de familia a calle, y amenazan con llevarse también su educación y su salud por delante.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas. www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

Los trabajadores crean empleo

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/06/08/los-trabajadores-crean-empleo/

Es cierto que para crear empleo debe existir una empresa en la que trabajar (también puede ser una cooperativa, aunque lo dejo aquí por no ser este el objeto de la discusión). Por otra parte, para que el sistema funcione, la figura más importante en este juego, más si cabe que los propios empresarios, son los clientes. Los clientes son los que dan sentido a los negocios y son quienes depositan su dinero y su confianza en las empresas. Sin ellos, no hay nada que se pueda hacer.

Pues bien, la genial idea de este Gobierno, que cada día se nos muestra más incapaz para solucionar los problemas de España, es precisamente disminuir el número de clientes en nuestro país. Con sus políticas de recortes (que van desde la médula del Estado Social, que son la Sanidad y la Educación, hasta la minería, pasando por el recorte en salarios públicos) se consigue eliminar miles de clientes del sistema.

Un minero trabajando, no sólo es mano de obra, sino que cuando sale del trajo le gusta ir con sus hijos a comer a un bar o comprarse ropa nueva. Es decir, parte del dinero que ingresa por trabajar en la mina, lo vuelve a poner en circulación gastándolo en otras empresas, y es lo que hace que el sistema funcione.

Si dejamos a miles de mineros, de médicos, de maestros, y de otros empleados públicos en el paro, ya no podrán gastarse los euros que se gastaban en el bar, en la tienda de ropa o en la de muebles. Así, el dueño del bar o de la tienda, como ha perdido clientes (médicos, mineros o profesores que ahora están en paro) antes de cerrar, despide a gran parte de sus camareros y dependientes, que irán derechitos a las filas del INEM junto a los ciudadanos mencionados anteriormente. De este modo multiplicamos las deudas de nuestro país y disminuimos de manera brutal los ingresos en el sistema (tanto empresas como Administraciones).

Por tanto, lo que un Gobierno medianamente inteligente debería hacer, es no permitir bajo ningún concepto aumentar las filas del paro, porque eso nos deriva a una espiral de más desempleo y miseria. Un Gobierno honesto en una crisis como esta, está obligado moralmente a poner dificultades a que se despidan trabajadores (en lugar de esta criminal reforma laboral que facilita el despido), y mantener y aumentar el poder adquisitivo de trabajadores públicos, que en momentos de inestabilidad son los que podrían seguir manteniendo cotas estables de consumo, en lugar de recortarles el sueldo y mandar a miles de interinos a la calle, lo que nos cuesta más dinero aún, puesto que tienen derecho a prestaciones por desempleo.

Señor Rajoy, quienes realmente dan trabajo, son los propios trabajadores, sean funcionarios, mineros o dentistas. En lugar de poner el dinero en Bankia (para que se lo queden unos pocos) ponga esos euros en los bolsillos de los currantes, ya verá usted como los ciudadanos, simplemente gastando nuestro dinero, lo estarán distribuyendo en el sistema muchísimo mejor (y de manera más justa) que su amigo Rato o Goirigolzarri.

Discúlpenme los lectores por este texto tan elemental, pero a ver si con suerte lo lee el presidente Rajoy y se da cuenta de su garrafal error de base. Eso en el mejor de los casos de que el señor Mariano sea sólo un zoquete bienintencionado. También cabría la posibilidad de que en lugar de ser un pobre hombre encumbrado que no sabe como servir a los ciudadanos que le han votado, fuera un fiel sirviente de los intereses de la minúscula alta burguesía financiera. En este caso, no cabría otra solución que tumbar este Gobierno.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
http://www.alfonsocortes.es/

Social Share Counters

¿Nos sacrificamos los ciudadanos o sacrificamos a Rajoy?

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/05/03/%c2%bfnos-sacrificamos-los-ciudadanos-o-sacrificamos-a-rajoy/

Ayer, en un discurso ante el Consejo de Estado, Rajoy pidió sacrificios a la sociedad española. ¿Para qué nos pide Rajoy a los ciudadanos que nos inmolemos? Está claro que Rajoy pide sufrimiento a aquellas personas a quien supuestamente representa, para favorecer, en realidad, un grupúsculo oscuro de especuladores de la felicidad ajena.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a nuestra propia salud, y que consintamos el desguace de nuestra sanidad pública.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a nuestro futuro, y que permitamos que en España no se investigue científicamente y que los hijos de muchas familias de trabajadores se queden sin plaza en la Universidad.

Nos pide sacrificios para que renunciemos a una posible estabilidad económica, y que aceptemos que los derechos laborales son cosas del pasado.

Nos pide que sacrifiquemos los tres pilares básicos del ser humano cuando vive en sociedad, que son la salud, la educación y la dignidad en el trabajo. Quiere por tanto, que sus verdaderos amos, especuladores financieros del mundo entero estrenen yate nuevo este verano, al mismo tiempo que la gente normal renunciamos a nuestra aspiración más honesta, que es nuestro futuro y el de nuestros hijos. Sin embargo, cada vez está más claro que para tener futuro como país a quien debemos sacrificar es a Rajoy.

¿No les parece un crimen que aquella persona que supuestamente gestiona los intereses de los españoles los traicione y malvenda a un país entero simplemente para conservar cuatro años su cama en La Moncloa?

Alfonso Cortés González es vicedecano de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

El gobierno de Rajoy está agotado

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/04/12/el-gobierno-de-rajoy-esta-agotado/

Es cierto que los gobiernos no tienen la culpa exclusiva de todo lo que está pasando en Europa y en España con esta maldita crisis. Sin embargo, el gobierno de Mariano Rajoy se está convirtiendo en una parte importante del problema español, esto incluso, contra el pronóstico de la derecha europea, que confiaba en él hace cuatro meses, y que ahora trata de quitárselo de encima.

Y es tan problemática esta situación porque todas y cada una de las iniciativas que está llevando a cabo este gobierno, perjudican real y directamente a los intereses de España como país, y a sus habitantes como ciudadanos.

Nadie puede negar que un gobierno está intencionadamente perjudicando a su país cuando recorta la inversión en educación y en investigación, ya que sobre estas dos cuestiones se basa la única posibilidad de tener futuro (en el mundo, o competimos con conocimiento o lo hacemos con mano de obra). Por tanto, tenemos dos explicaciones ante tal despropósito: o bien el gobierno de Rajoy es un gobierno traidor con los propios intereses del país, o es estúpidamente cortoplacista, ya que sólo mira al cuadre de cuentas a cuatro años vista, para poder aprobar raspando en las urnas, aún a costa de expropiarnos de nuestro futuro. Si esto no es delito, debería serlo.

Puede ser cierto, por otra parte, que si recortamos estas partidas podemos equilibrar nuestras finanzas en dos o tres años, pero ¿Cómo competiremos frente a chinos o americanos cuando seamos un país intelectual y científicamente atrasado? Pues sólo se puede hacer mediante mano de obra no cualificada, tomar el papel que tienen ahora los países explotados.

¿Qué hacer entonces para ir recortando el déficit y no perder competitividad? Pues muy sencillo: Saldar la deuda en más tiempo, lo que haría innecesarios tantos recortes, y por tanto, ni subiría tanto el paro ni perderíamos tanto poder adquisitivo como sociedad. Esto lo hace cualquier familia, sin necesidad de tener ministros ni asesores interesados que vengan de Lehman Brothers, como tiene Rajoy.

Pongámonos en la situación de una familia de cuatro personas en la que trabaja el padre y la madre y tienen una hipoteca. El padre se queda en paro, y con la letra del piso, ya no queda dinero para pagar las clases de inglés de los niños, el material escolar, ni tampoco las gafas graduadas, que son un pico a la vez que vitales.

La familia puede hacer dos cosas, o dejar a sus hijos sin futuro recortándoles sus perspectivas formativas y su salud, o bien negociar con el banco y acordar que la hipoteca se le pagará en 15 años en lugar de en 10. Es cierto que habrá que pagar más intereses, pero sus hijos no verán comprometido su porvenir, y la vida de la familia podrá seguir más o menos su curso normal.

Rajoy está haciendo con el país, lo que un mal padre o un estúpido haría con su familia. Y no sigo hablando de las demás tropelías de este gobierno, como el perdón a los defraudadores o los recortes en materia de inspección fiscal, para no acabar el día malhumorado, lo que no es bueno para conciliar el sueño.

Rajoy ya está acabado, y como no se vaya a su casa, la que podría estar acabada sería nuestra querida España.

Alfonso cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas.
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters

El sentido de una huelga

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/2012/03/29/el-sentido-de-una-huelga/
Mi colaboración de hoy será muy breve porque no tengo mucho tiempo para escribir ya que tengo por delante una jornada de más de 16 horas de trabajo echando una mano en esta jornada de defensa de nuestros derechos legítimos como ciudadanos. Es lo menos que se puede hacer.

Es cierto que de una parte, en la sociedad contemporánea, debemos buscar nuevas formas de reivindicar los derechos de los trabajadores y mejorar nuestro nivel de bienestar, pero de ahí a criminalizar la huelga o decir que no sirve para nada hay un gran trecho. Quienes defienden tales posturas o son empresarios cuyos intereses son antagónicos a los de los trabajadores, o sencillamente, son currantes confundidos.

A pesar de ello, las huelgas a día de hoy siguen siendo útiles y siguen dando resultados. Si no fuera así, a las grandes empresas les importaría un bledo que se hiciese huelga o no (se ahorrarían el jornal del huelguista). Lo que pasa es que como son oportunas y útiles, desde los medios de comunicación de la derecha se criminalizan (incitando al asesinato de trabajadores, como ha hecho Jiménez Losantos, quien debería estar en la cárcel, por cierto) y se quieren presentar como un día libre que se toman ciertos trabajadores holgazanes.

Voy a terminar con un argumento muy sencillo dirigido a quienes siendo trabajadores, todavía piensan que la huelga es una tontería:

¿A que es lógico, aunque sólo sea por un día, no echar gasolina al coche en protesta por la subida del precio de los carburantes y así demostrar a las petroleras nuestra fuerza como consumidores? De igual modo, cuando dejamos de trabajar por un día y aun perdiendo el sueldo, demostramos nuestra importancia como trabajadores en el sistema productivo. Expresamos claramente que somos personas, que somos importantes y que tenemos derechos legítimos. Que no se nos puede romper el lomo de esta manera porque sin nuestro trabajo, ni el sistema se mueve, ni los beneficios empresariales se generarían.

¡Vivan los derechos y aspiraciones de la ciudadanía!

Alfonso Cortés González es vicedecano de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas
www.alfonsocortes.com

Social Share Counters